22 enero 2010

...

casi me gana el desgano por escribir.Como siempre, ese desgano como he bautizado a esa extraña y desagradable fuerza que ha hecho que pierda demasiado en esta vida ya.

Se me nubla la vista al recordar a mi hermano mayor, enérgico y sabio, poderosa mano que incontables veces me ayudó a levantarme desde que daba mis primeros pasos de mi existencia.Me distancié de él luego de una discusión.Por pura desidia pasó más tiempo del que pensaba.El otro día mi madre nos reunió y tuve la lucidez como para darle un abrazo.Al menos tan mal no hago las cosas.

Mi otro hermano, el del alma, Federico, (feredico para mí), corazón puro que me entregó la amistad más sincera con una cálida sonrisa y un empujón.Cómo me duele haberme distanciado de alguien tan...tan real.Lo perdí luego de renunciar a uno de mis tantos empleos...un abrazo y el "no te pierdas" una frase que encierra tanto en tan pocas palabras; fué en vano, igual me perdí; estuvo tiempo llamándome y mi letanía mental "un día de estos"...ya van como 7 años que me auto-amputé esa parte del alma.


Carola, a la que considero mi alma gemela, no, está mal decirlo así pues ella no es como yo afortunadamente....a ver, es mejor decir que ella es , en mi opinión, la encarnación de la perfección, la mujer por la que gustoso hubiese abandonado la soledad.Mi mejor amiga también, con la que supe compartír noches enteras de diálogo virtual,tan lejos pero tan cerca, a tiro de piedra en el balcón o suavemente recostada sobre el húmedo verdor del jardín secreto.Tuve la preciosa oportunidad de conocerla y ese recuerdo, es mi tesoro, algo tan etereo y puro que nunca será ensuciado por ninguna circunstancia de mi vida.
Ya se ha aburrido de escribirme.

"Un día de estos"; cansa a cualquiera.Mi vida se ha convertido en un cúmulo de malas decisiones, alejando a la gente que detesto,pero también a la que más quiero, negándome la posibilidad de reír o llorar con ellos,de ser lo que ellos fueron para mí; amigos, hermanos ,camaradas fieles en la ruta.
Seguramente están compartiendo su valor real con otras gentes, personas que seguramente serán merecedoras y buenas depositarias de ese corazón completo que otorgan a cambio de honestidad pura.Yo no lo merezco ahora y me arrepiento amargamente por ello.No he hecho suficiente mérito para conservarlos.
Pudiera nuevamente tratar de recuperar una mínima parte de la confianza que ellos dejaron en mí, por cómo los conozco sé que sus gratos corazones nunca niegan un perdón.Pero no quiero volver a hacer lo mismo, lo que guardo en mi comportamiento es algo malo y no quiero traicionarlos nuevamente.Además de cruel sería hipócrita.

Ya se me hizo largo y el desgano me puede.Como dijera calamaro en su tema; brindo por lo que tuve, porque ya no tengo nada.SALÚ!



si,porque a veces también se puede brindar solo y con una copa vacía.