21 abril 2013

Cuánto Cabrón es una puta mierda.




¿Saben cuál es el cáncer de los videojuegos? Que se vuelvan populares. Miren a Final Fantasy. ¿Y saben cuál es el cáncer de la música? Que se vuelva popular. Miren a... cualquier grupo. Y con todo lo mismo.


Por eso veo completamente necesario erradicar ese foco de infección de vómito y pus también conocido como Cuánto Cabrón. Ojo. Me limito a hablar de la página web. Tampoco soy de esos que piensan que los memes en castellano pierden toda su gracia. Porque tampoco la tenían en inglés. De todas formas, no te preocupes. Vamos a estudiar más a fondo los motivos de por qué Cuánto Cabrón es una mierda.


Las tiras no tienen ni puta gracia gracia. De verdad, ¿realmente pueden parecerle a alguien divertidas? ¿Saben cuál es el problema de verdad? Que la gente cree que, colocando un meme en la última viñeta, o todos los memes que pueda, cuantos más mejor, la tira ya es graciosa. En serio, hagan la prueba, cojan cualquier tira y quiten la última viñeta. Está claro que la última viñeta en toda tira debe ser el remate, la carcajada final, pero cuando sabes cómo va a acabar la tira, no hace gracia. Claro que no hace gracia. Es exactamente lo mismo que ir a ver una película al cine sabiendo el final.


Las tiras dañan a la vista. Otro factor a tener en cuenta es la pésima ortografía que se puede apreciar en ellas. Sí, chicos, estarán muy orgullosos de ser españoles, ahora que han ganado el mundial y eso, pero si no sabeis ni escribir correctamente vuestro puto idioma, quedais como unos inútiles retrasados. Y aquí no teneis excusa. Cuando escribes en un blog o en un foro, puedes tener tus erratas o tus errores de dedo, pero cuando haces una maldita tira, cuando la acabas, te paras a contemplar el trabajo final. Es imposible no darse cuenta de estos errores. Además de ser totalmente necesario aprender a distinguir entre la B y la V, la diferencia entre A ver y Haber, así como la diferencia entre Ahí, Hay y Ay. Y muchísimas cosas más, pero quiero acabar este artículo antes del 2012.

 Para algo está, desagradecidos.

Paint no mola. Pero nada. Existe algo llamado Photoshop. ¿Cómo, que eres demasiado imbécil y no sabes utilizarlo? Hay miles de tutoriales en Internet que puedes mirar. Y, por supuesto, no creas que utilizando un determinado programa la tira será mejor o más divertida. Porque no. Pero como mínimo, intenta que tus tiras estén todo lo presentables que puedas. No es que no me gusten tus monigotes pixelados, pero creo que ya me entiendes.


Explotación masiva de memes. Ya lo he dicho. Por más memes que utilices no harás que la tira haga más gracia. Originalmente, la idea era colocar uno en la viñeta final para así provocar una risa. Pero ahora, hay memes en todas las putas viñetas, y encima, no uno ni dos, sino un montón de ellos. De hecho, los memes no son más que una especie de modernización de los emoticonos clásicos de Windows Messenger. En cualquier caso, todos los memes están sobreexplotados, ya que a pesar de existir miles de ellos, ¿cuántos se usan con regularidad? Piénsalo.

Además, ya ni se molestan en dibujar los personajes o rostros en las demás viñetas, ya que se limitan a copiar caras y personajes de otras tiras antiguas. De hecho, ya se han asignado unos personajes por defecto. E incluso nombres.


Demasiados estereotipos. Una de las premisas del humor es hacer que el espectador se sienta, en cierto modo, identificado con uno mismo. Esto es lo que se intenta hacer en la mayoría de las tiras, pero lo único que se consigue es volver a estereotipos aburridos y sexistas. Porque no. Los hombres no pensamos solo en el sexo ni preferimos ver un partido de fútbol antes que quedar con nuestra pareja. Las mujeres no son unas arpías ni piensan solo en ropa y en las labores domésticas. Existen más videojuegos además de Call of Duty. Los frikis no juegan sólo a World of Warcraft. Hay más actividades que hacer en verano además de visitar Redtube y Cuánto Cabrón. Bueno, ya se lo imaginan.


Uso incorrecto de memes. Bueno, si se creen que la coolface se llama trollface. En fin, es irónico que además de meter memes de más en las tiras, en la mayoría de ocasiones están injustificados. Tampoco te puedes esperar más, somos España, a fin de cuentas.

Esto es una trollface



Es racista. Sí, bueno. Esto es una impresión mía. Existen viñetas que tienen un mensaje didáctico de "todos somos iguales" y la misma mierda de siempre. ¿Se han fijado que en este tipo de tiras sólo aparecen los españoles, los argentinos y los mexicanos? ¿Qué pasa con Chile, Ecuador y todos los demás países de Sudamérica? Eh, espera. ¿Qué pasa con el resto del mundo? Si vas de hippie por la vida, al menos hazlo bien, idiota. A ver si te crees que un inglés o un chino no puede entrar a tu mierda de página.


Me niego a que esto forme parte de la cultura popular de los jóvenes actuales. Mucha gente defiende que los memes son un lenguaje en clave de la juventud de hoy día. Porque claro, los adultos no utilizan Internet. ¡Sandeces!

Esta queja es más o menos similar a la de las faltas ortográficas. Creanme, el castellano es un idioma completo y maravilloso en el cual expresarse, no necesitamos que vengan un par de listillos de turno y nos cuelen los memes y páginas similares. Porque, no sé si igual te has dado cuenta, pero si vas de alternativo y de revolucionario por la vida, te recuerdo que si visitas páginas como Cuánto Cabrón y utilizas los memes en tu lenguaje habitual, te limitas a seguir el rebaño, como siempre. Solo que esta vez es un rebaño más idiota aún. Haced algo útil y leeros un libro. De los que no tienen dibujitos, anda.


Ya existe una caja de comentarios en cada tira, no hace falta que me cuentes todas y cada una de las tiras en la vida real. Esto va para todos aquellos que, al acabar de leer esta entrada, se limiten a responderme que si no me gusta, que no entre. Ojalá fuera tan sencillo. Porque, entre o no, siempre, y digo siempre, habrá alguien que me hable sobre las tiras que esta mañana ha visto en Cuánto Cabrón. Primero, me preocupa bastante que no tengas nada más interesante o importante que contarme. Segundo, si amablemente expreso mi disgusto por ésta página y todo lo relacionado a ella, ten la decencia de dejar de hablarme de ella. Tercero, cuando hablemos, por favor, no digas LOL en lugar de reirte. No digas Fuck Yea cuando algo te sale bien. Porque sigue sin tener ni puta gracia.

Y, por supuesto... NO INTENTES PONER LA MISMA CARA QUE LOS MEMES, PORQUE PARECES GILIPOLLAS.


Fuente: Absurdérrimo